Publicación en periódico “LA RAZÓN”

La Razón

hector-leon

 

Puerto Vallarta va por la vanguardia gastronómica.

¿Saben? Puerto Vallarta es el mito del deseo, es el “Fly me too the moon”, en el espléndido equipo de sonido de la Ford Escape Ecoboost 2014 que probamos en todo su dinamismo en las rectas, magnitud y seguridad, en las curvas y elegancia en su diseño majestuoso, en lo que fue todo un día de camino de fin de semana de vacación: doce horas con descansos de ida, y doce al retorno. Sí, una locura con sistema de radionavegación, cámara de reversa y quemacocos.

Trio y Vitea: cocina de última generación. Alcanzar el deseo del recuerdo del aguachile creado por Bernhard Guth, Chef y propietario de Trio y Vitea, servido en el malecón del restaurante que tiene a la estatua de San Pascual (santo de los cocineros) como anfitrión, resultó una experiencia ensordecedora. Vitea es un bistro frente al mar, entre Los Arcos y el río Cuale. El famoso aguachile perseguido tras mil kilómetros, estaba a la mesa con un cóctel de raicilla tipo margarita, en sus mesas y sillas y vitrales modernistas diseñadas por David Leonard, Miguel Perez, Sheila Devine y Manuel Adrián.

El mar al estilo bistro mediterráneo: Camarones tempura en costra de semilla de calabaza con ensalada de pepino y salsa dulce picante; filete de huachinango zarandeado al estilo Ricardo con ensalada de jícama y zanahoria; Ravioli de berenjena con hongo portobello, mantequilla de nuez y yogurt; filete de res a la parrilla con chile ancho relleno con queso de cabra y especias, puré de papa y salsa de chipotle.

Trio abrió en 1994. Es cosmopolita, se postula como de última generación mediterránea bañada de especias mexicanas, lo que hace una cocina vanguardista, distinguida y de sabores que se dispersan agradablemente en la memoria. Ensalada libanesa: rebanadas de betabel horneado con Perejil y queso de cabra marinado; Ensalada templada de arúgula y jitomate con vinagreta de cítricos o Camarones al cardamomo y callo de Margarita salteado .

Cangrejo de concha suave crujiente, espárragos verdes y salsa de cacahuate picante; Ravioles de ricotta y espinaca con coulis de jitomate deshidratado; Huachinango horneado con chile verde; verdura Ratatouille y salsa de cilantro y limón; Filete de pescado del día adobado con especias yucatecas, verduras mexicanas y salsa de limón. Y una selección exclusiva de vinos importados para un maridaje muy tropical, por lo que hay que dejar que el sommelier apoye con sutiles y acertadas sugerencias, como lo fue mi visita.

Publicación por Héctor León en el periódico “La Razón”.
Ver publicación completa.